domingo, 30 de julio de 2017

COMO EL PAPA PÍO IX AMONESTA A LOS "CATÓLICOS" LIBERALES


SS Pío IX
El 17 de septiembre de 1861 después del decreto relativo a la canonización de los veintitrés mártires franciscanos del Japón, dijo S.S. Pío IX lo siguiente: "En estos tiempos de confusión y desorden, no es raro ver a cristianos, a católicos –también los hay en el clero- que tienen siempre las palabras de término medio, conciliación, y transacción. Pues bien, yo no titubeo en declararlo: estos hombres están en un error, y no los tengo por los enemigos menos peligrosos de la Iglesia… Así como no es posible la conciliación entre Dios y Belial, tampoco lo es entre la Iglesia y los que meditan su perdición. Sin duda es menester que nuestra fuerza vaya acompañada de prudencia, pero no es menester igualmente, que una falta de prudencia nos lleve a pactar con la impiedad… No, seamos firmes: nada de conciliación; nada de transacción vedada e imposible".
El mismo Pío IX dirigió al presidente y socios del Círculo de San Ambrosio de Milán el 6 de marzo de 1873, el siguiente mensaje:
"Si bien los hijos del siglo son más astutos que los hijos de la luz, serían sin embargo menos nocivos sus fraudes y violencias, si muchos que se dicen católicos no les tendiesen una mano amiga. Porque no faltan personas que, como para conservarse en amistad con ellos, se esfuerzan en establecer estrecha sociedad entre la luz y las tinieblas, y mancomunidad entre la justicia y la iniquidad, por medio de doctrinas que llaman católico-liberales, las cuales basadas sobre principios perniciosísimos adulan a la potestad civil que invade las cosas espirituales, y arrastran los ánimos a someterse, o a lo menos, a tolerar las más inicuas leyes, como si no estuviese escrito: ninguno puede servir a dos señores. Estos son mucho más peligrosos y funestos que los enemigos declarados, ya porque sin ser notados, y quizá sin advertirlo ellos mismos, secundan las tentativas de los malos, ya también porque se muestran con apariencias de probidad y sana doctrina, que alucina a los imprudentes amadores de conciliación, y trae a engaño a los honrados, que se opondrían al error manifiesto.

5 comentarios:

  1. Somos hijos del liberalismo y del pecado, todos tenemos algo de esta lacra.

    ResponderEliminar
  2. http://adelantelafe.com/se-ha-preparado-la-revolucion-modernista-la-iglesia/
    la tercera posición hizo viable la acción de los demoledores.

    ResponderEliminar
  3. https://youtu.be/qhJdFz-dhqA
    miren lo que comenta esta escritora italiana Mili Gualteroni que se decía atea y tenía depresión.
    Habla del padre PÍo que de alguna manera la exorcisó y vió desfilar un grupo de demonios, el primero era el de la confusión y detrás de él otros seis como unidos por una misma cadena, el demonio de la falsa sabiduría, el falso conocimiento, la falsa inteligencia, la falsa docilidad la falsa humildad y la falsa bondad, vió como se precipitaban en un abismo. Como a veces uno piensa nooo pero tal persona es buena amable aunque no crea en Dios, y en realidad están tomadas por los demonios!!!!
    QUE SUTIL QUE ES TODO ESTO, TAN DIFÍCIL DE DISCERNIR.

    ResponderEliminar
  4. https://youtu.be/0PxtCpRKA_A
    recen por esta mamá española que se dice atea y no va a bautizar a su hijo.

    ResponderEliminar